Comunicar con vídeo
Llámanos: 954184525 / 645557744

Cuatro puntualizaciones acerca de los vídeos online para e-learning

Es posible aprender algo concreto de distintas maneras de la misma forma que es posible llegar a la misma solución mediante diferentes caminos. El vídeo online se ha venido usando en los últimos años para un fin específico, el de enseñar. Este nuevo camino, el vídeo, para llegar a la misma solución no es infalible y noto que hay barullo al respecto, incluso te diré que no me sorprendería si encontraras a alguien que postulara al formato vídeo como mejor forma de aprender. Creo que deberíamos lateralizar nuestros pensamientos para diferenciar las luces de las sombras.

Me gustaría con este post hacer algunas puntualizaciones acerca del video online enfocado al e-learning, o transmitir conocimiento.

1. Aprender haciendo y no mirando. ¿Incompatible con el vídeo online?

A veces uno aprende mejor mirando que haciendo lo que mira. A estas alturas de la existencia del ser humano parece que nos vamos dando cuenta de que lo experiencial funciona bastante bien y pese a la evidencia del asunto, en no pocas aulas del mundo en estos momentos existe un aburrido profesor leyendo un libro a sus desdichados alumnos. El vídeo online no ofrece una experiencia real pero puede mejorar significativamente la objetividad y conceptualización de las ideas, con la ayuda de gráficos en movimiento y con ejemplos que a los visuales conquistará. En especial, para la transmisión de información “como se hace” o “como ocurre” el vídeo es especialmente recomendado.Ejemplo: transmisión de calor en masas.

Imagen de previsualización de YouTube

A continuación un vídeo de calidad mejorable que cumple de sobra su cometido, yo mismo he aprendido a colocarme el fular con este vídeo.

Imagen de previsualización de YouTube

2. Eficiencia en e-learning

¿Existe menor eficiencia aprendiendo desde una web que haciéndolo en entornos de aula? Lo cierto es que hay algunos elementos del entorno “aula” que pueden ser movidos en el espacio/tiempo, y son los alumnos y los profesores. Aunque el contacto personal no es imitable, el e-learning supera la limitación del espacio tiempo que no es moco de pavo. Por ejemplo una empresa con 500 empleados repartidos en un país podría repartir videopíldoras de PRL en formatos whatsapp a sus empleados. Obviamente si tiene 10 empleados hacer un vídeo es tontería. Teniendo en cuenta que en España tiene la mayor penetración de smartphones en Europa, las visitas a los vídeos se facilitan.

Imagen de previsualización de YouTube

Por otro lado y siguiendo el hilo de la eficiencia, a la hora de transmitir conocimiento existen conceptos puntuales que son la esencia de lo que se quiere transmitir. Por así decirlo, un profesor de la asignatura X podría determinar 10 conceptos o conocimientos mínimos que cualquier alumn@ debería conocer para aprobar la asignatura. Estos 10 conocimientos se podrían colocar en 10 videopíldoras que quedarían como referencia para cualquiera. Ejemplo: un profe de estadística desea que quede bien clarito que es la covarianza. No sólo lo explica en clase sino que deja este vídeo para que cualquiera pueda acercarse al concepto de otra manera y en cualquier momento:

Imagen de previsualización de YouTube

3. Actualización del conocimiento

A la velocidad que ahora mismo va el mundo algunos conocimientos son efímeros. Cierto es ya se ha descubierto como calcular el área de una semicircunferencia, que la manzana seguirá cayendo y que los patos seguirán volando a Doñana, sin embargo existen muchos otros conocimientos que cada cierto tiempo necesitan ser actualizados y en especial en los ámbitos técnicos empresariales. Para esta circunstancia el e-learning va finísimo.

4. La calidad (educativa) del vídeo

Transmitir conocimiento no es baladí. Hay lugares en el mundo donde quienes se dedican a hacerlo son una figura respetable dentro de la sociedad ya que en su conjunto se ha tomado conciencia acerca de la importancia de esta labor.

Por ello, hacer un vídeo de mala calidad (me refiero a la exposición de la información) o sobre el que no se ha reflexionado en su enfoque, es un flaco favor hacia el formato vídeo usado para enseñar. Es importante, muy importante identificar el conocimiento a transmitir y tomarse en serio esta labor. La calidad no tiene por qué ser cara, como bien dicen en Lidl. Aqui un ejemplo de Khan Academy, unos vídeos que ya son famosos pero que tuve el placer de descubrir hace unos 3 años. La forma de hablar me resulta casi adictiva.

Imagen de previsualización de YouTube

Además de estos puntos generales, hay otras ideas al respecto como son la existencia de la interactividad con el usuario mientras el vídeo discurre. Las mejoras tecnológicas hacen que por ejemplo un vídeo pueda detenerse y preguntarte algo, tu escribirlo en la pantalla y según lo que escribas pasan cosas.

En resumen, el e-learning con vídeo no es una llave maestra, mas bien existen ciertas circunstancias que hacen que esta opción sea una de las mejores. Y como siempre digo, el tiempo que invitarmos trabajando el guión será clave para que el vídeo quede mejor.

 

Responder

¿Trabajas en turismo? Algunas ideas

Podcast

Síguenos en las redes sociales

Anteriores publicaciones

@videoslowcost en Twitter

Contacto

Checking...

Ouch! There was a server error.
Retry »

Sending message...

Spambot blocker question

8 - 3 =

Suscríbete

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies